¿Cómo afecta el COVID-19 en la caída del cabello?

Contenido

¿Cómo afecta el COVID-19 en la caída del cabello?

Una de las principales preocupaciones en cuanto a la apariencia personal es la de tener una cabellera saludable, abundante y de buen ver,  evitar la caída del cabello. Las personas tienden a invertir mucho tiempo y dinero en cuidar su cabello, mas aun cuando padecen de alguna condición que comprometa su cabellera. Imagina lo frustrante que sería perder el cabello que tanto has cuidado aun y cuando has seguido los cuidados indicados por los profesionales de la salud al pie de la letra.

En los últimos meses han surgido cada vez mas y mas reportes de gente que asegura que se le está cayendo el cabello mas de lo normal. Uno de los factores en común es que estas personas estuvieron enfermas de COVID-19. A partir de estos eventos fue que muchas personas empezaron a cuestionarse si el enfermare de COVID-19 puede tener algún efecto negativo en la salud de cuero cabelludo.

COVID-19 es una enfermedad nueva causada por un virus. Surgió apenas hace poco mas de un año (diciembre 2019) en la ciudad de Wuhan, China. Una de sus principales características es que se disemina muy rápido entre las personas. La transmisión se genera cuando los pacientes tosen o estornudan y las pequeñas gotas que salen expulsadas son aspiradas por otras.

Es probable que existe una relación entre COVID-19 y la pérdida de cabello. Sin embargo, considerando el contexto actual en el cual nos encontramos, hay que tomar una posición mas crítica en cuanto a la información que se genera en torno a estos temas.

En este artículo, tocaremos el tema de la perdida de cabello en personas que tuvieron COVID-19. Recopilaremos y analizaremos la información que existe al momento respecto a este tema y repasaremos los cuidados que puedes tomar para reducir al mínimo la caída del cabello en caso de que te presentaras con este fenómeno.

¿Existe realmente una relación entre la caída del cabello y COVID-19?

Existen muchos reportes “informales” de personas que aseguran que se les está cayendo mas pelo de lo normal y que tuvieron COVID-19 unos meses atrás. Sin embargo, la gran mayoría de estos reportes son testimonios, no corresponden a algún tipo de estudio científico que compruebe que existe una relación entre la enfermedad COVID19 y la pérdida de cabello.

Una de las razones principales bien puede ser por que gran parte de la población científica está enfocada en estudios diagnósticos, de tratamientos o de vacunas. Otra razón pudiera ser que la enfermedad es relativamente nueva y que estas observaciones de pérdida de cabello son aun mas reciente, por lo tanto, es pronto para que existan estudios contundentes que muestren una relación.

Sin embargo, cada vez se va haciendo mas y mas evidente esta relación debido a que incluso médicos dermatólogos (principalmente) empiezan a reportar cada vez mas y mas casos de pacientes con prueba positiva para COVID-19 que afirman tener una pérdida de cabello por encima de lo normal.

Debido a este creciente reporte de casos es que se ha empezado a indagar respecto al posible enlace entre esta enfermedad y este fenómeno de perdida del cabello. Esto se ve reflejado en un reporte publicado en el “Journal of Cosmetic Dermatology” en donde se observó una alta frecuencia de casos de pérdida de cabello entre pacientes hombres con COVID-19 internados en una clínica de España [1].

Además del incremento de casos de personas con pérdida de cabello posiblemente como secuela de una infección con SARS-COV-2, existen muchos sitios en internet en donde médicos dermatólogos dan su opinión respecto al tema e indican que una posible causa pudiera ser una condición llamada Efluvio Telógeno.

¿Que es el Efluvio Telógeno?​

El Efluvio Telógeno es un desorden del cuero cabelludo considerado una de las principales causas de la alopecia y está caracterizado por una perdida excesiva de cabello. Existen algunos factores que pueden desencadenar este desorden, entre ellos se encuentran el uso de fármacos, traumas y el estrés emocional y psicológico [2].

En condiciones normales el ciclo normal del cabello consta de 3 fases:

  • Fase Anágena: La gran mayoría del pelo se encuentra en esta fase (alrededor del 90%). Durante esta fase, el pelo se encuentra creciendo de forma activa
  • Fase Catágena: El pelo restante (5-10%) que no está en la fase anterior se encuentra en esta fase Catágena, en donde el pelo deja de crecer y se mantiene en reposo.
  • Fase Telógeno: Durante esta fase, alrededor del 5% de los pelos caen y en su lugar crece mas pelo.

En condiciones de estrés, ya sea por alguno de los factores antes mencionados, los porcentajes de estas fases se ven alterados y hasta un 50% se encontrarán en fase de caída. En esta condición, la caída del pelo es generalizada en todo el cuero cabelludo, a diferencia de otros desordenes en donde la caída está centralizada en zonas específicas de la cabeza [3].

ciclo normal del cabello

¿Es posible que el estrés post COVID-19 sea el causante de la caída de cabello?​

Debido a la falta de información y evidencia en torno a este tema, no es posible definir si el estrés post enfermedad es el único causante de este fenómeno. Sin embargo, con base en la gran cantidad de reportes que se han generado, exista una alta probabilidad de que el estrés post COVID-19 sea al menos en parte responsable.

En palabras de Sara Hogan, instructora medica de ciencias clínicas en escuela de medicina “David Geffen” en la universidad de UCLA, la ventana de tiempo (según muchos de los reportes) en la que muchos de los pacientes recuperados de COVID-19 empiezan a presentar los síntomas de perdida de cabello encaja bien, ya que, en pacientes recuperados de alguna enfermedad o experiencia estresante, este fenómeno suele presentarse alrededor de los 3 a 5 meses posteriores al evento de estrés. Considerando lo mencionado por Hogan, tiene aun mas sentido que ésta pérdida de cabello sea uno de los efectos adversos generados como consecuencia de haber padecido COVID19.

Adicionalmente, uno de los principales factores de riesgo relacionados con la posibilidad de desarrollar esta enfermedad es el genero de la persona. Los hombres tienen mayor riesgo a Enfermarse del COVID-19. Adicionalmente, la tasa de niños menores de 14 años con COVID-19 es extremadamente baja [4].

Tomando en cuenta lo anterior, existe la posibilidad de que los andrógenos, hormona sexual masculina producida después de la pubertad y relacionada con algunas formas alopecia, jueguen un papel importante en la enfermedad de COVID-19. Esto le da mas peso a la idea de que la pérdida de cabello sea un efecto adverso de haber padecido COVID-19.

¿Que podemos hacer para evitar la pérdida de cabello si tenemos prueba positiva para COVID-19?​

No existe ningún tratamiento específico para lidiar con esta condición, sea o no consecuencia de haberse enfermado de COVID-19. La recomendación siempre es ir a consultar con un médico y este te indicara la mejor forma de abordar este problema. Tratará de encontrar otros factores que pudieran estar empeorando esta condición y posiblemente te ofrezca tratamientos que puedan ayudar a controlar otros factores como la ansiedad y la alimentación que pudieran estar afectando de igual manera a la perdida de cabello en este contexto.

Es común que los médicos que se topan con pacientes con estas condiciones recomienden a sus pacientes consumir una dieta alta en proteínas, vitamina D o suplementos como la biotina, ya que estos tienen el potencial de ayudar a que la pérdida de cabello sea menor y restaurar el equilibrio de las fases de crecimiento de los cabellos.

En Capilea, contamos con dos intervenciones que te ayudaran a lidiar con la pérdida de cabello y a disminuir la cantidad de este que pierdes día a día. La estimulación capilar consiste en masajes del cuero cabelludo. Este masaje puede hacerlo uno de nuestros médicos especialistas directamente con sus manos o ellos mismos a través de aparatos especializados para este fin.

Adicionalmente, contamos con la gimnasia capilar. Este tratamiento médico está indicado para hombres y mujeres que presentan debilidad en su cabello o caída. Consiste en la aplicación de nutrientes y medicación específica directamente en el cuero cabelludo. Al tratarse de una aplicación directa, la eficiencia de distribución del tratamiento directamente al folículo piloso aumenta y se obtienen mejores resultados.

Referencias​

  1. Goren, A., et al. (2020). A preliminary observation: Male pattern hair loss among hospitalized COVID-19 patients in Spain – A potential clue to the role of androgens in COVID-19 severity. Journal of cosmetic dermatology19(7), 1545–1547.
  2. Asghar, F., et al. (2020). Telogen Effluvium: A Review of the Literature. Cureus12(5), e8320.
  3. Clopton, J. (2020). Hair Loss an Unexpected COVID Misery for Many. WebMD. https://www.webmd.com/lung/news/20200723/hair-loss-an-unexpected-covid-misery-for-many
  4. Guan W-J, et al. Clinical characteristics of coronavirus disease 2019 in China. N Engl J Med. 2020:NEJMoa2002032.