Estimulación Capilar en Zonas Calvas

Contenido

Es más común de lo que uno piensa: peinarse por la mañana frente al espejo y notar que el cabello no cubre tanto de la cabeza como solía. Muchas veces se recurre a remedios caseros ya que la información que se encuentra en muchos blogs no es del todo verás. Un claro ejemplo es cuando se habla del minoxidil como cura para la calvicie, cuando en realidad el medicamento no puede regenerar los folículos en las zonas donde ya no existen.

Sin embargo, si es posible estimular el crecimiento del cabello. Esto se puede lograr por medio de tratamientos capilares y el uso de productos recomendados por médicos para el uso folicular. Dejando de lado el shampoo de cebolla, conoce en este artículo las formas de hacer crecer el pelo con las que cuentan los centros de restauración capilar. 

Como hacer crecer el cabello en zonas calvas

La caída del cabello, un proceso natural del ciclo del crecimiento del pelo.

Primero, un poco de información; el cabello es tan común que las personas pocas veces se ponen a pensar en qué es. De manera sencilla, el “pelo” es cada una de las fibras queratinosas que crecen dentro de los folículos que se encuentran en la totalidad de la superficie de la piel, excepto en las palmas de las manos y las plantas de los pies. 

Se conocen dos tipos principales de cabello -terminal y velloso. Los cabellos terminales son gruesos, pigmentados y largos, y se observan en cuero cabelludo, cejas, axilas y áreas genitales de varones y mujeres y, en gran parte en el tronco de de varones adultos. 

El pelo pasa por ciclos de crecimiento, de tal forma que la longitud de los pelos terminales es determinada por la región específica del cuerpo y también por las características genéticas de cada persona. Estos ciclos recurrentes consisten en crecimiento activo del pelo, regresión del folículo piloso y un periodo de reposo. Cada folículo en la piel conserva un ritmo independiente de ciclos de ciclos de crecimiento. Esta actividad es controlada por hormonas andrógenas, hormona del crecimiento y hormona tiroidea.

Las entradas de cabello en hombres y mujeres

Se definen los términos calvicie como la ausencia de pelo en la piel del cuero cabelludo y alopecia como el proceso de pérdida de cualquier cantidad de pelo. La caída sin reposición y el adelgazamiento del pelo es un proceso que se da con mayor frecuencia en los hombres aunque puede producirse también en mujeres e infantes. Es normal que cada día se caigan entre 20 o 100 cabellos (en otoño hasta 200), si bien se reponen naturalmente. Forma parte del proceso de regeneración de los tejidos que ocurre en todo el organismo y, de hecho, el pelo suele renovarse en su totalidad cada seis meses.

Cuando no se repone todo el pelo que se cae queda al descubierto la piel del cuero cabelludo, generando la aparición de entradas (sienes o coronilla) e incluso llegando a causar la calvicie (pérdida total del cabello en determinadas zonas). La pérdida de cabello puede ser un proceso temporal, pero también continuo o recurrente. Y puede darse de forma repentina o producirse lentamente, de forma casi imperceptible. Lo importante es tener en cuenta que en no pocos casos puede ser un síntoma de la existencia de enfermedades específicas. Se debe consultar a un especialista (como un dermatólogo) de manera específica cuando la caída se produce de forma drástica.

Debilitamiento de los folículos en el cuero cabelludo

¿Por qué sucede la pérdida de cabello?

La alopecia puede afectar áreas localizadas del cuero cabelludo o el cuerpo o la totalidad de estos dos sitios. Puede ser causada por anormalidades del tallo del pelo (que hace que se rompan), enfermedades endocrinológicas o de otro tipo (afectan el crecimiento del pelo), factores mecánicos, como arrancamiento u ondulación del cabello (que lo dañan), trastornos inflamatorios (que causan cicatrización del cuero cabelludo y taponamiento de los folículos pilosos) o trastornos congénitos de la queratinización (que originan elaboración anormal del tallo del pelo).

La alopecia androgénica masculina es la pérdida de pelo con predisposición genética, caracterizada por una miniaturización progresiva del folículo piloso de la piel cabelluda. En la alopecia androgénica no hay anormalidades en el cuero cabelludo. Se presenta inicialmente como una recesión de la línea frontal de implantación del cabello y pérdida de pelo en el vértice de la cabeza para posteriormente, de forma progresiva, perder la totalidad del pelo de la región frontal y del vértice en su totalidad.

Se presenta principalmente en la tercera década de la vida e incrementa su frecuencia con la edad. La pérdida de pelo es lenta, intermitente, y de larga evolución. Generalmente, aumenta en las temporadas de otoño e invierno. Es hereditaria, aunque el patrón de herencia no está bien definido y la ausencia de historia familiar no descarta el diagnóstico. El patrón de pérdida de pelo de la alopecia androgénica es característico y no se presenta en otras causas de pérdida de pelo. Puede variar de un individuo a otro, pero incluye una disminución de la densidad de pelo en la región frontal, laterales y en el vértice de la cabeza.

La exposición intensa a los rayos ultravioleta, el tabaquismo y alcoholismo activo son factores agravantes que pueden acelerar la alopecia, por lo que es recomendable su disminución. 

El estrés físico o emocional puede causar la caída de la mitad hasta tres cuartos del cabello en el cuero cabelludo. Este tipo de pérdida de cabello se denomina efluvio telógeno. El cabello tiende a caerse en mechones mientras se aplica el champú, se peina o se pasan las manos a través del pelo. Es posible que no sea observable este fenómeno durante semanas a meses después del episodio de estrés. La muda de cabello disminuirá durante 6 a 8 meses. El efluvio telógeno generalmente es temporal. Pero puede volverse prolongado (crónico).

La pérdida súbita de pelo sugiere un estrés físico generalizado, una enfermedad sistémica, deprivación nutricional o farmacotoxicidad. La pérdida crónica de pelo puede ser secundaria a un síndrome genético o un desorden hormonal. Se asocia a enfermedades sistémicas, fármacos, fiebre, estrés emocional, pérdida de peso, deficiencia de vitamina D o hierro, por lo que se debe interrogar sobre la existencia de otras enfermedades sistémicas diagnosticadas un año antes al inicio de la pérdida de cabello. En los casos de pérdida del cabello a causa de la menopausia o el parto a menudo desaparece después de 6 meses a 2 años más tarde.

Problema de calvicie localizada

¿Se puede detener la caída del cabello?

Para ser concretos: sí, pero para detener la caída del cabello se tiene que actuar a tiempo. Mientras que cada caso de calvicie es distinto, para ponerlo de manera sencilla se pueden dividir en tres etapas cruciales: 

  1. Cuando se requiere tratamiento: en esta etapa el cabello se cae porque el folículo está débil. Aquí es donde la gimnasia capilar puede actuar como medio preventivo a la caída del cabello. Este tratamiento consta en la aplicación de nutrientes directo al cuero cabelludo para lograr que el pelo vuelva a crecer con  fuerza. 
  2. Cuando se requiere injerto: esto significa que ya no existen folículos rescatables en las zonas calvas, para esto será necesario traerlos de una zona donante. El cabello injertado tarda aproximadamente 3 meses en volver a crecer en su totalidad y ya no se volverá a caer.
  3. El “punto sin retorno”: ya no existen folículos suficientes en las zonas donantes para cubrir las áreas calvas. Esto significa que incluso un injerto capilar no sería suficiente para atender el problema.

Es importante prestar atención a las señales de calvicie y acudir con un experto para recibir el tratamiento adecuado. El mejor tratamiento para detener la caída del cabello siempre será el evitar que este se caiga en un inicio.

Solución a la pérdida de pelo

¿Cómo hacer crecer el cabello en zonas calvas?

Son dos los medicamentos autorizados por la FDA para el tratamiento de la alopecia androgénica masculina: Minoxidil y Finasteride. 

El minoxidil es un derivado de la pirimidina, aprobado en 1988 por la FDA para el tratamiento de la alopecia androgénica. Se ha utilizado en pacientes mayores de 18 años con alopecia leve a moderada. La eficacia debe evaluarse a los 6 meses y debe de usarse de manera continua durante el tiempo que el paciente desee conservar los resultados. Al suspenderse el tratamiento por más de dos a tres meses se observa una pérdida severa de pelo, resultado de la entrada a fase de reposo de todos los folículos pilosos que habían prolongado su fase de crecimiento activo del pelo por la estimulación del minoxidil. Durante las primeras 8 semanas del tratamiento, los pacientes pueden percibir un aumento transitorio en la caída de cabello. Ésta es secundaria al cambio de fase de los folículos pilosos de reposo al de crecimiento activo inducida por el minoxidil tópico. Como principales efectos adversos se observan la hipertricosis, dermatitis por contacto irritativa, generalmente por una mala aplicación. 

El finasteride es un inhibidor de la 5-alfa-reductasa tipo II aceptado en 1993 por la FDA como parte del tratamiento de la alopecia androgénica masculina. Inhibe a la 5-alfa-reductasa tipo II, evitando la transformación de testosterona a dihidrotestoterona, disminuyéndola en un 65-70% en el suero. Esta indicada la administración de finasteride 1mg vía oral cada 24 horas en pacientes mayores de 18 años con alopecia androgénica masculina leve a moderada. Se recomienda la evaluación de su efecto hasta los 6 meses, cuando se observa una estabilización de la pérdida de pelo. El aumento en la densidad del pelo se presenta hasta los 12 meses. En caso de obtener resultados favorables, se recomienda continuar la terapia por tiempo indefinido. De los efectos adversos que pueden presentarse son: la disfunción eréctil, en el 1.5% de los pacientes, que en el 50% de los pacientes es transitoria, y en el 100% de ellos es reversible al suspender el tratamiento. La disminución de la libido y alteración en la eyaculación puede presentarse de manera transitoria. Por lo que se recomienda interrogar en forma dirigida a los pacientes para detectar alteraciones sexuales y proporcionar una explicación amplia.

El uso de Piritionato de zinc, antiestrógenos tópicos no ha demostrado su eficacia en la alopecia androgénica masculina. El uso de terapia, agrupada en el apartado de misceláneos, como suplementos alimenticios a base de aminoácidos, multivitamínicos, terapia herbolaria no ha demostrado su eficacia por lo que no se recomienda su uso.

Tratamientos aplicados directos al cuero cabelludo

Restauración capilar: la solución definitiva

Como lo mencionamos al principio, el cabello no vuelve a crecer donde ya no existen folículos. En estos casos el injerto capilar es la única solución definitiva para detener el problema de la calvicie. No obstante, es importante no esperarse a llegar al punto de “no retorno” para buscar ayuda.

Existen diferentes opciones de procedimientos, de acuerdo con el tipo de alopecia presentada por el paciente. Las técnicas quirúrgicas aceptadas para el tratamiento de la alopecia androgénica masculina son el trasplante de unidades foliculares y la reducción de piel cabelluda y se reservan para alopecias androgénicas avanzadas o para pacientes que no han obtenido resultados satisfactorios con el tratamiento médico. 

Cualquier tratamiento debe ser realizado por un equipo quirúrgico experimentado y con la infraestructura tecnológica necesaria para el desarrollo de estas técnicas. Aquí es donde Capilea Monterrey puede ayudare.

Capilea Monterrey es un centro integral de recuperación capilar, donde cada caso de alopecia es visto de manera personal para brindarte la mejor experiencia y seguridad. Llámanos al teléfono 81 4000 1405  o visita la siguiente liga para solicitar tu primer consulta totalmente gratis.