¿Miedo a someterse a un injerto de cabello? Tal vez puedes tener tripofobia

En la actualidad existen un sinfín de fobias, pero una que afecta al 17% de la población es la tripofobia. ¿Quieres saber cuál es su posible relación con un trasplante capilar? Continúa leyendo para averiguarlo.

El trasplante capilar es un proceso sencillo que se puede realizar en cualquier zona del cuero cabelludo.
El trasplante capilar es un proceso sencillo que se puede realizar en cualquier zona del cuero cabelludo.

Injerto capilar, qué es y cómo se hace

Un injerto capilar es un procedimiento médico que se utiliza para tratar la falta de cabello (calvicie) en hombres y mujeres. Es un proceso relativamente sencillo, el cual consiste en tomar folículos pilosos sanos de una zona del cuero cabelludo llamada “zona donante” y trasplantarlos a las áreas donde hay pérdida de cabello, conocidas como “zona receptora”.

Los folículos pilosos se obtienen mediante una técnica quirúrgica que puede ser FUE (Follicular Unit Extraction o Extracción Individual de Folículos) o FUSS (Follicular Unit Strip Surgery o Cirugía de la Tira de Unidades Foliculares). Después de cierto tiempo trasplantados, los folículos comienzan a crecer, dejando a la vista cabello nuevo y sano. El objetivo de un trasplante capilar es lograr un aspecto natural y estético en el cabello del paciente.

A pesar de ser una intervención simple, la cual se realiza en unas horas, existen dudas y miedos acerca del procedimiento (lo cual es perfectamente normal), pero hay una fobia en específico: la tripofobia.

¿Tripofobia? ¿Miedo a los agujeros?

Sí, así como lo lees. La tripofobia es un miedo o aversión a los patrones repetitivos de agujeros u hoyos, como los que se encuentran en una colmena de abejas. Las personas con este tipo de fobia pueden experimentar ansiedad, náuseas, sudoración y otros síntomas desagradables al ver imágenes o patrones que contengan agujeros u hoyos.

¿Sientes asco, ansiedad o miedo cuando ves agujeros agrupados? Puede que tengas tripofobia. Pero no te preocupes, seguiremos hablando de la relación con el injerto de cabello-tripofobia, que no es tan malo como suena y que podrás realizarte un trasplante capilar con plena seguridad y confianza.

¿Existe la tripofobia de injerto capilar?

Después de realizarse un trasplante de pelo, se forman pequeñas costritas en la zona donante y zona receptora, los cuales forman un grupo de círculos. El cuero cabelludo se observa con puntitos cafesosos o negros -que en realidad son costras- los cuales son signos de que el injerto está cicatrizando de forma correcta.

Ahora, bajo el contexto que te hemos dado, podrás estar pensando que una persona con tripofobia puede llegar a sentir aversión ante este escenario, pero siendo totalmente honestos contigo, depende mucho de la técnica que se utilice y el profesionalismo con el que se trabaje.

Hemos observado trasplantes capilares con agujeros inmensos en el cuero cabelludo, debido a que lo realizaron con una herramienta de implantación inadecuada o por falta de experiencia en operación capilar.

La realidad es que actualmente, los “agujeros” que se forman en los pacientes al realizar un injerto son de máximo .5 mm, usualmente menores. Por lo tanto, estos aparentes “hoyos”, que en realidad son microinjertos, ni siquiera llegan a ser milimétricos y muy, pero muy lejos de la realidad de parecer un grupo de agujeros grandes que causen aversión o miedo.

Así es como luce un transplante capilar con una buena técnica en una clínica experimentada.
Así es como luce un transplante capilar con una buena técnica en una clínica experimentada.

¿Se puede usar una herramienta que deje los microinjertos invisibles?

El tamaño del orificio depende de la herramienta para trasplante capilar empleada, las puntas de estas herramientas varían en tamaño y forma de acuerdo con el tipo de cabello y piel. La anchura del punzón debe ser un poco mayor que la del folículo piloso para que pueda rodearlo y no amputarlo.

La respuesta puntual a la pregunta es que en realidad no existe aún una herramienta que deje invisibles los microinjertos, pues como lo hemos mencionado anteriormente, es necesario dejar una pequeña huella por un poco de tiempo, sobre todo al momento de cicatrizar, pero pasado algunas semanas, el cuero cabelludo lucirá sano y completamente natural, sin rastros de injerto.

Algunos efectos secundarios pasajeros después de un trasplante capilar son un poco de hinchazón y sangrado ligero, pero no es nada que cause alarma. Con los cuidados adecuados, higiene constante y siguiendo todas las recomendaciones del cirujano capilar tendrás un resultado muy favorable. No tendrás ningún tipo de cicatriz ni riesgo después de haber pasado el tiempo de recuperación, ni ningún daño en el cerebro.

La implantación capilar se hace de forma directa, por lo tanto es más segura y efectiva.
La implantación capilar se hace de forma directa, por lo tanto es más segura y efectiva.

Padezcas o no padezcas tripofobia, no hay por qué preocuparse. Ahora, ya conoces más sobre el proceso y la técnica utilizada, la cual no deja hoyos en el cuero cabelludo. Un injerto bien realizado jamás te dejará contenido ningún agujero enorme.

El trasplante capilar es un proceso en el cual se ven los resultados evidentes después de algunos meses. Y de verdad te lo decimos, vale la pena totalmente. El resultado del cuerpo del cabello es natural y permanente.

Capilea, tu clínica capilar de confianza

En Capilea cada uno de nuestros pacientes es único. Te valoramos, te explicamos a detalle todo el proceso y resolvemos tus dudas con la finalidad de que te sientas seguro de lo que se te va a realizar.

Contamos con 2 clínicas especializadas en medicina capilar en México, una de ellas está ubicada en Tijuana y la segunda en Monterrey, ambas con equipos profesionales expertos en el área. Ten la seguridad de que estás en buenas manos para recuperar tu cabellera y confianza. Agenda tu cita de valoración GRATIS y pregunta por nuestra promoción del mes.